Cómo elegir el guante de golf adecuado

Cuando visitas una golf tienda para comprar un guante de golf, existen diferentes factores que deben ser considerados previamente.

En primer lugar, ¿qué tipo de guante debes comprar? ¿cuero, sintético o uno híbrido?

Un golfista profesional puede elegir un guante de cuero, mientras que un golfista de fin de semana puede elegir uno sintético.

¿La durabilidad es más importante que el agarre o la sensación del guante?

Si un golfista no quiere reemplazar su guante a menudo, la durabilidad puede ser más importante que la sensación y el confort del guante.

Finalmente, ¿qué es lo que el golfista está dispuesto a pagar por un guante nuevo? Ten presente que un guante de cuero es más caro que uno sintético.

Independientemente del material, los golfistas deben tener cuidado al elegir su guante de golf.

Un guante que mejora el sentido del tacto sólo puede mejorar el juego de una persona, mientras que un guante que es incómodo o no encaja es una distracción.

Los guantes vienen en diferentes tamaños, así que asegúrate de que el tamaño sea el correcto y de que el material sea suave y flexible.

Por último, elegir un guante que se ve con estilo es un plus muy merecido, después de todo, el guante es usado y todo mundo lo ve, por lo que será siempre un reflejo del golfista.

En uno de los párrafos mencioné que un buen guante puede mejorar el juego del golfista, veamos por qué.

Muchos problemas con el swing de un golfista se pueden diagnosticar mirando el desgaste en su guante.

Por ejemplo, si el golfista tiende a tener agujeros en la palma de su guante, probablemente significa que él o ella están sosteniendo demasiado el palo de golf con la palma y no lo suficiente con los dedos.

Otro problema común que muchos golfistas ven es un agujero en el pulgar del guante.

De nuevo, esto implica un problema de agarre. Si el guante de golf es rasgado y se rasga en ciertas áreas, uno debe considerar ver a un profesional de PGA, quien te ayudará a trabajar en el apretón, ya que indiscutiblemente hay trabajo por hacer en ese punto, debido a que existe oscilación en tu juego de golf.

Recuerda que existen diversas marcas en el mercado, así como diseños, modelos y tamaños.

Lo ideal es visitar primero una tienda de golf física para que veas los guantes existentes y puedas tener la experiencia de sentirlos, además de probártelos.

Siempre la sensación de probarse algo nuevo y que además te resultará importante para un juego, es reconfortante.

Una vez que ya hayas identificado cuál es la marca que más va contigo, el tipo de guante, si es de cuero, sintético o híbrido y mejor aún, tu talla con respecto a lo anterior, entonces podrás pensar en una segunda compra a través de los medios electrónicos, como las tiendas virtuales.

En sí, lo importante es siempre llegar al campo con lo mejor en cuanto a equipo se refiere, y por mejor no me refiero al último grito de la moda ni lo más caro; sencillamente, es lo que mejor le viene a tu juego y que vaya de acuerdo a tu estilo.

Read more
Las colinas de Brooklyn

Hace un par de semanas fuimos a hacer unas compras en Estados Unidos, en la ciudad de Nueva York, donde pasamos un tiempo muy agradable. Nueva York es una ciudad que me gusta mucho por sus hot-dogs callejeros y por la mucha historia que yace en ese punto de la Unión Americana.

Al estar caminando por Manhattan, le conté a mi familia cómo en aquel lugar la guerra de independencia de los Estados Unidos estuvo muy cerca de terminar en desastre, lo que por supuesto hubiera hundido cualquier intento de nuevos levantamientos contra la corona británica, ya que los culpables hubieran sido castigados como se castigaba a los traidores a la corona en Gran Bretaña.

El castigo consistía en colgar al traidor de los brazos y prender una fogata a unos metros debajo de él, para después sacarle los intestinos mientras seguía vivo y que pudiera ver cómo se queman sus órganos. Después, al morir, el cuerpo del traidor se cortaba en varias partes y se colgaban en los puntos más importantes de Inglaterra, Escocia e Irlanda, como advertencia para todo aquel que quisiera ser un rebelde.

En el año de 1776, los colonos de lo que es hoy Estados Unidos declararon independencia de Gran Bretaña y se levantaron en armas en contra de los pocos soldados británicos estacionados en la zona.

Tras algunos enfrentamientos como el de Bunker Hill, los soldados británicos tuvieron que recluirse en la ciudad de Boston por varias semanas, mientras que el rey convencía al parlamento, que habría de castigar a los colonos de las américas con severidad y tratarles no como conciudadanos, sino como una fuerza de invasión enemiga a la que se le tenía que declarar la guerra absoluta.

Durante este tiempo, el general George Washington tomó una serie de colinas en los alrededores de Boston, fortificándolas con cañón y trinchera y bloqueando los suministros por tierra hacia aquella ciudad, causando hambre y furia entre los soldados británicos, a quienes se les apodaba con el nombre de “Red Coats”, debido al saco rojo que portaban los soldados del rey.

Aunque las tropas británicas no estaban completamente perdidas, debido a que controlaban el mar y trayendo suministros por ahí, el general Willam Howe decidió retirarse de Boston y navegar a todas sus tropas a Halifax en Canadá, para esperar a los refuerzos del rey y después abrir con otro movimiento ofensivo.

Una vez salvaguardados en la Canadá  británica, el general Howe decidió invadir y tomar la ciudad de Nueva York y destruir a la insurgencia de una vez por todas y capturar al general Washington.

En agosto de 1776, 130  buques británicos anclaron en las costas de Nueva York para lanzar una operación anfibia y capturar la ciudad defendida por el mismo general Washington.

El desembarco fue exitoso y la insurgencia se retiró a unas colinas en Manhattan, conocidas como Brooklyn Heights, donde las tropas británicas los rodearon por dos lados en la noche y los hubieran aniquilado en la mañana, de no ser por una tormenta que previno que los buques británicos resguardaran el río a su retaguardia, lo que le dio la oportunidad a Washington de escapar por aquella ruta con todos sus hombres y equipo.

Read more